ExpoJove acerca a los niños la cara más humana del Ejército

Los niños y los mayores pueden vivir muy de cerca la cara más humana de las fuerzas armadas en Expojove. Y es que el pabellón 4 dedica, como cada año desde las primeras ediciones de esta feria de la Infancia y la Juventud, un espacio al Ejército Español.

En él puede encontrarse a la Brigada de Transmisiones, a la NBQ, al regimiento de Artillería Roland y al de Caballería de Lusitania, así como a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Todos los militares coinciden en que la presencia del Ejército Español en ExpoJove es una manera de acercar a los niños y los mayores la misión que este realiza y de transmitirles los valores de las fuerzas armadas que están presentes en su trabajo diario.

Son múltiples las actividades que los más pequeños pueden llevar a cabo en el circuito que las fuerzas armadas ha organizado en esta feria. Pueden participar en la exhibición de rastreo de los perros de la Policía Militar, en la que los canes buscan sustancias estupefacientes, subir a los carros blindados como el VEC-2 o el de combate ‘Centauro’, mientras los militares les explican cómo se llevan a cabo desde allí las misiones de paz.

En el stand de la UME, 600 niños se lanzan desde la tirolina de la unidad, lo que supone “un niño por minuto”, explican los militares. En el caso de la UME, los militares aseguran que ExpoJove ha servido para que se conozca mejor la labor de intervención de esta unidad. Según dicen, “ahora la gente ya no pregunta qué es la UME”.

A los participantes se les entrega un pasaporte de visitas que han de ir cuñando conforme superan las pruebas de los diferentes stands del ejército.

Una vez completo, se les entrega un detalle representativo.

Fotos: Josep V.Zaragozá